Halsey compró una mansión que pertenecía a Liam Payne y, aparentemente, está embrujada

facebook

twitter

whatsapp

Email

El exintegrante de One Direction aseguraba que un fantasma habita en la casa de lujo donde ahora vivirá Halsey

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Halsey adquirió por 10 millones de dólares una mansión en California, que antes era propiedad de Liam Payne y que tiene tantos lujos que, incluso parece construida por los dioses... aunque tiene un detallito: aparentemente está embrujada, según contó el exintegrante de One Direction antes.

De acuerdo a Architectural Digest , la cantante de “Colors” es la nueva dueña de la casa de 900 metros cuadrados de espacio, ubicada en Calabasas, California, con cinco hectáreas de propiedad. Cuenta con cinco habitaciones con baños equipados, un home theater, cava de vinos, una cocina de ensueño y una librería de dos pisos, entre otras amenidades.

Por si esto fuera poco, tiene un estudio de grabación, un estanque con peces koi y pequeñas cascadas, un gimnasio, área de meditación y masajes con vistas increíbles, alberca, una pequeña casa adjunta para los invitados y más adiciones que hacen a Halsey tener una mansión extremadamente completa.

Además de todos los accesorios y lujosos acabados que tiene la mansión, Liam Payne llegó a mencionar que la casa también incluye su propio fantasma, pues según explicó estaba embrujada por el fantasma de Alan Purwin, quien originalmente la construyó y falleció. AD señala que el cantante comenta que “vio luces encenderse y apagarse solas en medio de la noche, con cosas extrañas sucediendo como el agua corriendo sola”.

"Si no crees en ese tipo de cosas, no creo que te afecte", comentó el cantante en ese entonces, así que al menos eso es un tipo de consuelo para la nueva dueña.

Liam Payne compró la propiedad en el 2015 y pasó mucho tiempo ahí con su expareja, Cheryl, cuando ella estaba embarazada de su hijo Bear. Decidió venderla en el 2018 por 14 millones de dólares, pero debido a las dificultades del mercado, tuvo que bajar su precio a 13 millones.

Sin embargo, el poco éxito con la venta lo obligó a bajar todavía más la cantidad de dinero que pedía, por lo que finalmente logró deshacerse de la casa por 10.5 millones de dólares, invertidos ahora por Halsey.