La vaquita marina está en más peligro que nunca, ya solo quedan 20 en el mundo

facebook

twitter

whatsapp

Email

El mamífero acuático solo se encuentra en el Golfo de California y está en grave peligro de extinción

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La vaquita marina está pasando por momentos complicados pues la especie acuática cada ves está más cerca de la extinción.

De acuerdo con Eduardo Narro Flores, asesor ambiental y director técnico de la Asociación Sudcaliforniana de Pesca (Asupesca), solo quedan alrededor de 20 vaquitas marinas en el Alto Golfo de California, considerada como una especie endémica de la zona, esto a pesar de que se ha trabajado para la preservación del animal.

Asupesca informó que los programas de conservación parecen ser infructíferos, pues el animal acuático sigue al borde de la extinción.

Narro Flores señaló que es necesario que se cuente con un esfuerzo mayor y así tomar acciones determinantes que ayuden para la conservación de especies de mar y tierra en las zonas costeras.

Cabe recalcar que la vaquita marina solo vive en México y que su nombre científico es Phocoena sinus, pesa entre los 45 y 70 kilos y puede llegar a vivir hasta por 22 años. También es considerado como el cetáceo más pequeño del mundo.

Una de las principales amenazas que vive la especie son las redes ilegales de pesca de Totoaba, además de la degradación de su ecosistema.

Por otra parte, Ivonne Higuero, quien ha sido Secretaria General de la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres desde 2018, señaló que los habitantes de las comunidades locales deben apoyar la conservación y que es necesario que los pescadores del Alto Golfo de California cuenten con redes que sean sustentables para el medio ambiente.

El problema viene de que, los pescadores locales, necesitan seguir sacando camaron y pescado para su sustento, sin embargo, las redes que utilizan terminan por atrapar a las vaquitas o lastimarlas.

“Hay que trabajar con los pescadores, hay que desarrollar esas tecnologías, donde ellos puedan hacer su pesca, ellos puedan tener su temporada de camarón, para poder hacer su vida, poner comida sobre la mesa y educar a sus hijos, a la vez que no hagan daño a estas especies marinas que están amenazadas”, manifestó.