Así fue la primera generación del K-Pop