Rick Kern/Getty Images

Brian May sufrió un ataque al corazón y estuvo cerca de morir

facebook

twitter

whatsapp

Email

El guitarrista de la legendaria banda de rock, Queen, contó cómo el momento de "agonía" que vivió mientras iba al hospital

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Brian May, el guitarrista de Queen, contó durante una transmisión en vivo cómo es que sufrió un ataque al corazón que casi lo mata.

El músico de 72 años decidió compartir su historia con todos sus seguidores. En ella contó cómo por estar realizando algunas tareas domésticas comenzó a sufrir diferentes lesiones que comenzaron a empeorar, hasta que terminó en el hospital y estuvo "muy cerca de la muerte".

De acuerdo con May todo empezó cuando, al igual que muchas personar durante este confinamiento, se animó a trabajar en su casa y sufrió un desgarre de glúteo, lo cual lo llevó a su primer acercamiento con el médico.

"Como les dije que tenía un músculo roto y eso fue lo que me diagnosticaron, pensamos que era como un extraño accidente de jardinería... pero, de todos modos, resultó no serlo", cuenta el artista, quien afirma que después de que una resonancia magnética confirmara la lesión, no se realizaron más pruebas.

Sin embargo, con el paso de los días, el dolor no cedía con el tratamiento y en un segundo chequeo, donde además ya le aquejaba un dolor en la espalda, descubrieron que se trataba de una lesión en el nervio cíatico.

Tras su segundo diagnóstico, el tratamiento seguía sin funcionar en Brian May, quien describió su dolor como "estar en agonía".

Mientras sufría estas molestias, el músico, quien dice que "creía ser un hombre muy saludable con una gran presión sanguínea", sufrió una complicación más grave.

“En medio de toda la saga de dolor en mi parte trasera, tuve un pequeño ataque al corazón. Digo pequeño, no es algo que me haya hecho daño", dijo en el video publicado.

El guitarrista narró como es que que estuvo cerca de la muerte.

"Fue alrededor de 40 minutos de dolor en el pecho y opresión, y esa sensación en los brazos y sudoración. [...] Estuve realmente cerca de morir, pero no morí, salí y todo hubiera sido genial si no fuera por el dolor de la pierna".

"Bueno, creo que el hecho de llevar 50 años corriendo con una correa de guitarra sobre mi hombro izquierdo, sosteniendo una guitarra pesada, pudo tener algo que ver. ¡Pero probablemente todo valió la pena", concluyó bromeando.