@baloisesession

Dido compensó su ausencia en México con un nostálgico concierto

facebook

twitter

whatsapp

Email

La intérprete se presentó en el Auditorio Nacional

Dido tenía una deuda con México, pues a pesar de que llevar más de 20 años de carrera, nunca había cantado en el país.

Y la espera valió la pena. Abrió su concierto en el Auditorio Nacional a las 20:10 con “Hurricane” de “Still On My Mind”, su nuevo disco de estudio: el primero en seis años.

La nostalgia pegó duro, aunque Florian Cloud de Bounevialle O'Malley Armstrong, nombre completo de la artista, tocó canciones de su disco más reciente, nos recordó la nostalgia de inicios de la década.

“Hola México. Oh dios mío, que increíble estar aquí”, expresó la británica. Como saben nunca había venido aquí, muchas gracias. Tengo que compensarlo”, dijo la británica antes de “Life For Rent”.

La intérprete lleva más de dos décadas como súper estrella, y aún así Dido lució muy sencilla en el escenario del Auditorio Nacional con una blusa animal print color rojo, jeans azules y tenis blancos Adidas que le dieron un toque casual.

La intérprete no solamente ocupó su tiempo para tocar, también aprovechó para convivir con sus fans. “¿Cómo se dice ‘Te Amo’?, preguntó en el escenario.

“Cuando llegamos había un desfile. Ayer fue el cumpleaños de mi papá ayer y fue lindo pensar en él estando aquí, en la época de Día de Muertos”, contó al público.

“Gracias. Muchas gracias” dijo con un español que revelaba que apenas estaba aprendiendo el idioma en su primera visita a México. “Hablando de estar agradecido. Esta es una canción que habla sobre eso, se llama ‘Thank You’”, y de pronto, los casi 10 mil asistentes corearon a todo corazón el tema que lanzó en 2001.

La cantante compensó el tiempo que estuvo ausente al convivir con sus fans. Para “Quiet Times”, se sentó en la orilla del escenario junto a su guitarrista y un instrumento acústico.

Dido se despidió de México con “White Flag”, tema que se colocó como uno de sus grandes éxitos. La mitad del tema la cantó ella y la otra mitad, el público.

“Escribo estas canciones en mi sala y en mi cocina. Es increíble venir y que la canten conmigo”, concluyó tras dos horas de concierto.