Virgin Records

‘God Save The Queen’: La historia detrás de la canción de Sex Pistols

facebook

twitter

whatsapp

Email

La canción dedicada a la reina Isabel II fue muy controversial en su momento

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En 1977 una canción de los Sex Pistols provocó la ira de la monarquía por su fuerte letra que criticaba a la reina Isabel II, claro, estamos hablando de “God Save The Queen”, sencillo del álbum “Never Mind the Bollocks, Here's the Sex Pistols”.

Por si no conocías la historia, este tema fue escrito por Glen Matlock, Johnny Rotten, Paul Cook y Steve Jones, y abiertamente hace referencia a –lo que ellos consideraban– el régimen facista de la familia Windsor.

“Ella no es un ser humano”, “no hay futuro para los sueños de Inglaterra”, “que Dios salve este desfile de locos”, son algunas frases que expresan el descontento de los integrantes de la banda contra la familia real.

El título de la canción es exactamente igual al himno nacional británico y su lanzamiento coincidió con el 25 aniversario de la coronación de la reina Isabel II. Aunque los Sex Pistols han declarado que solo fue una coincidencia.

El tema pretendía simpatizar con la clase trabajadora que constantemente se esforzaba por mantenerse a flote, mientras la realeza vivía a todo lujo con los impuestos del pueblo. Aún así, “God Save The Queen” ocasionó muchos problemas.

Un concierto arriba de un barco llamado “Queen Elizabeth” terminó en el arresto de miembros del equipo de los Pistols. Además, Johnny Rotten sufrió un brutal ataque con una navaja afuera de un pub.

Por si fuera poco, el tema fue censurado en la BBC y en diversas estaciones de radio.

Como suele suceder con canciones tan polémicas, “God Save The Queen” fue un gran éxito en las listas de popularidad. Y, aunque oficialmente nunca se colocó en primer lugar, se cree que los números fueron manipulados por personas en el poder.

A 25 años de su lanzamiento, este sencillo sigue siendo uno de los más icónicos de los Sex Pistols y refleja lo que el espíritu punk de la época sentía por la monarca de su país.