KISS se encuentra en su última gira mundial.

Instagram: @KISS

La última vez que KISS se maquilló para México

facebook

twitter

whatsapp

Email

El rock como debe de ser: sucio y con actitud. Así se despidió KISS de México.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

“You want the best. You got the best”. Así fue como KISS abrió su última presentación en México.

El cuarteto conformado por Paul Stanley, Gene Simmons, Tommy Thayer y Eric Singer se retira tras 45 años de carrera y le dijo a adiós a sus fans mexicanos la madrugada de hoy durante su concierto en el festival Domination .

La banda se presentó con “The End of the Road Tour”, su gira de despido, para cerrar el primer día del evento que se realizó en Autódromo Hermanos Rodríguez.

Su espectáculo comenzó en punto de las 22:20 horas donde los integrantes de la banda aparecieron en tarimas colgantes y bajaron lentamente mientras sonó “Detroit Rock City”, canción con la que abrieron su show que estuvo lleno de pirotecnia, luces láser, mucho humo y fuego que recorrió en el escenario durante las dos horas de show.

“Hicimos un viaje muy especial para estar aquí. No hablo muy bien español, pero entiendo sus sentimientos”, dijo Paul Stanley antes de tocar canciones como “Say Yeah” o “I Love It Loud” ante poco más de 60 mil personas.

“Muchos de ustedes ni siquiera habían nacido en 1983”, agregó, refiriéndose a la época en la que ya dominaban al mundo – en ese entonces, lanzaban “Creatures of the Night”, su décimo disco de estudio.

Pero queda muy claro que KISS no solo es espectáculo, pues después de temas como “Calling Dr. Love” o “100, 000 Years”, Eric Singer se aventó un solo de batería del que parecía no cansarse: doble pedal, cencerros y tambores de todo tipo para contrastar su sonido.

Luego, la guitarra y el bajo se lucieron, y este último instrumento retumbaba como un relámpago, así como su canción “God of Thunder”, con la que proyectaron imágenes de un video, en el que Gene, con la lengua extendida y ensangrentada, apareció rodeado de truenos.

Incluso tocaron un breve cover de “La Bamba”, tema popularizado por Ritchie Valens en 1958, demostrando que el rock no le tiene miedo a ningún género o ritmo.

“Hemos estado viniendo a México durante 40 años. Estamos más que agradecidos con ustedes, por seguirnos durante tanto tiempo”, dijo Paul antes de tocar “I Was Made For Loving You”, tema forma parte del disco “Dynasty” de 1979, y que se convirtió en éxito más importante de la banda. Con ésta, el foro estremeció y cantó duro.

Para terminar, KISS tocó “Rock n Roll all Nite”, canción que para muchos, es como un himno y hasta un mantra diario. Y para concluir el concierto, Paul Stanley rompió su guitarra, como si hubiese hecho una declaración final ante México.

Con fuegos artificiales en color verde, blanco y rojo, la imagen “KISS loves you Domination MX” y “God Gave Rock and Roll To You” sonando de fondo, la banda desapareció del escenario mexicano para ya nunca volver.

Parece increíble que KISS apenas entrara al Salón de la Fama del Rock and Roll en el 2014, cuando sin duda alguna son amos de sus instrumentos y del espectáculo. La longeva carrera de KISS se debe a su magia en el escenario y a su público. Y el público, a su música.