IMAGEN RELACIONADA: 6 cosas que los solteros odian de san valentín

6 cosas que los solteros odian de san valentín

facebook

twitter

whatsapp

Email

¿Consideras que el 14 de febrero es uno de esos días que la mercadotecnia se ha encargado de convertir en un mero negocio?, si tu respuesta fue un rotundo “sí”, este artículo es para ti

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

¿Consideras que el 14 de febrero es uno de esos días que la mercadotecnia se ha encargado de convertir en un mero negocio?, si tu respuesta fue un rotundo “sí”,  este artículo es para ti, y muy probablemente seas uno de los tantos solteros amargados que no tiene ni perro que les ladre ese día en el que todo el mundo se profesa el amor.

El día de San Valentín no sólo le recuerda a un soltero su depresivo estado civil, sino que además entorpece su vida diaria, por ejemplo, lidiar con el tráfico, es imposible salir a un centro comercial y no chutarte todo el lío que es encontrar un lugar de estacionamiento, y encima, esperar las largas filas en las cajas que están repletas de “tortolitos” que se gastan su quincena comprando presentes para su “amorcito”.

Pensar en ir al cine para ponerte al corriente con la cartelera se convierte en una tortura, no solo las funciones están agotadas sino que las filas para entrar a la sala se vuelven un verdadero escaparate del amor, protagonizado por  parejitas tomadas de la mano, dándose muestras de amor y comiéndose las palomitas antes de la exhibición.

 

 

¿Salir a cenar?, ¡ni pensarlo!, todos los restaurantes, hasta en los que las moscas no se paran ni en día feriado, están atiborrados, aunque si eso no importa, la verdadera frustración vendrá cuando el soltero reciba su mesa e intente ordenar, pues el mesero estará ajetreado, con un pésimo humor y le echará en cara su soledad al preguntarte, “¿espera a alguien más?”.

En caso de que el soltero desee festejar la amistad, no hay cosa más abominable que en la escuela o en el trabajo se repartan chocolatitos, tarjetitas u ositos de peluche, y ninguno sea para él o para ella. Y ni pasar por alto que ese día no falta quien se viste de rojo porque quiere ir  ad hoc con la fecha. 

Caminar por la ciudad es tortuoso para el “forever alone”, pues el “amor” que se respira es intoxicarte, no hay una esquina en la que no vendan globos en forma de corazoncito, y semáforo en el que se ofrezcan ramos de rosas de todos colores.

Pero si su mejor plan es quedarse en casa, el soltero se topará con que la programación televisiva parece ser creada Cupido, y es que no faltan los típicos maratones de comedias románticas en la que el amor es una constante, y lo más seguro es que entre  las opciones esté la repetición número 1, 559 de Titanic.

Tampoco es recomendable echar un vistazo a las redes sociales, pues solo verá a sus amigos pasándola increíble con sus parejas,  y lo peor vendrá si decide stalkear a su ex, y descubre que también está feliz festejando el día.

 

¿Te identificaste con algún punto?, ¡Tranquilo, recuerda que San Valentín solo es un día, tienes 364 días más para ser un grinch!, así que ¡Feliz día del amor y la amistad!.