Fallece Gus Rodríguez, conductor de Nintendomanía y Zero Control, a los 59 años de edad

facebook

twitter

whatsapp

Email

Rodríguez era conocido por su trabajo como escritor, director de comedia y por crear al famoso personaje Armando Hoyos.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La madrugada del sábado 11 de abril, se dio a conocer la noticia de que Gus Rodríguez, creador de Nintendomanía falleció a los 59 años de edad.

El actor y comediante Eugenio Derbez fue uno de los primeros en confirmar la información, compartiendo en sus redes sociales unas palabras a su amigo y a quien fuera el creador del famoso personaje Armando Hoyos.

"Gus me acompañó en todo el inicio de mi carrera. Sin él y sin su talento, no sería lo que ahora soy. Un genio del lenguaje y de la creatividad, pero sobretodo, un maravilloso ser humano.De esas pérdidas que duelen..." escribió Derbez en su Facebook.

Gus Rodríguez es conocido por su papel importante en el mundo gamer en México durante los 90: fue creador de la revista Club Nintendo, que circuló de 1991 a 2019. Rodríguez también fue conductor del programa Nintendomanía.

Gus estuvo involucrado en los guiones de varios programas de Eugenio Derbez, además de dirigir el doblaje en México para distintas películas de animación como Ralph el Demoledor.

Luego de que Nintendomanía saliera del aire en el año 2000, Rodríguez tardó un tiempo en volver a los programas relacionados con videojuegos, fue hasta 2010 cuando regresó a la televisión, al lado de su hijo, para conducir PowerUp Gamers y, posteriormente en 2015, Zero Control.

En 2019, Gus participó en la primera temporada de BitMe, estando a cargo de la conducción de GameVolution y Retrogame y hablando de todos esos juegos retro que lo iniciaron en esta línea de programas televisivos.

Aún no se han dado a conocer las causas de su fallecimiento, una de sus últimas publicaciones en su cuenta de Instagram fue el 24 de marzo, en donde habló de la importancia de quedarse en casa durante estos tiempos difíciles.

Descansa en paz, Gus.