Rick Kern/Getty Images

Brian May de Queen culpa a los carnívoros por el coronavirus

facebook

twitter

whatsapp

Email

El guitarrista de la legendaria banda de rock pide a las personas que reflexionen sobre cómo los humanos abusan de otras especies

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

La pandemia provocada por el coronavirus, que ha mantenido en cuarentena a millones de personas, es el momento perfecto para reconsiderar algunas acciones humanas que dañan la vida en el plantea (está más limpio ahora que no estamos en movimiento) y para Brain May , guitarrista de Queen , la culpa de todo la tienen los carnívoros.

“Esta pandemia parecía provenir de personas que comen animales y cada vez es más conocido que comer animales no es lo mejor para nuestra salud”, dijo sobre la teoría que ha surgido sobre que el COVID-19 provino desde un murciélago que se comió una persona en Wuhan, China.

“Hemos visto más de los efectos de cómo comer animales nos ha puesto de rodillas como especie, creo que es hora de volver a examinar nuestro mundo de una manera que no abuse de otras especies”, agregó.

Además, expresó cómo es que a sus 72 años, decidió volverse vegano y ha sido el mejor camino a seguir.

"Tomé el desafío vegano en enero y he sido vegano tres meses ahora. Para mí fue un experimento, porque durante mucho tiempo había sido un activista de los animales, pero luché con el hecho de que todavía los estaba comiendo ocasionalmente”. concluyó.

Brian May no es el único músico legendario que se ha pronunciado en contra del consumo de carne que supuestamente provocó la esparción del COVID-19. El pasado martes 14 de abril, Paul McCartney pidió que los llamados "mercados húmedos" de China, se cerraran; considera el consumo de murciélagos como "medieval".

Hasta este 16 de abril, se han registrado más de 2 millones 113 mil casos de coronavirus confirmados. Sin embargo, imágenes como las de Wuhan dan esperanza de que esto pasará y habrá otras reorganizar la manera en cómo los humanos consumimos el mundo.