Andrew Chin/Getty Images

Las múltiples caras de Mac Miller en la música y su impacto a dos años de su muerte

facebook

twitter

whatsapp

Email

El intérprete jugó con diferentes sonidos, habló de su inseguridades, sus problemas y rapeó a ritmo de un hip-hop/jazz con el que cautivó a millones

Este 7 de septiembre, se cumplen dos años de la trágica muerte de Mac Miller, rapero que falleció a los 26 años de edad, con un gran legado de seis discos que lo respaldaron (cinco en vida, uno póstumo), múltiples colaboraciones y 13 mixtapes, pero también con una gran carrera musical por delante.

Ante una muerte que tomó al mundo por sorpresa y que, hasta la fecha, sigue impactando a la industria de la música y sus fans, la gente sigue preguntándose ¿qué hubiera pasado?, ¿se pudo haber evitado?... y un sinfín de preguntas que buscan entender cómo en un instante cambió todo. Hay incluso quienes creen que Mac sabía que no viviría muchos años y que por eso mismo sacó tanta música mientras su carrera estuvo en lo alto; incluso hay quienes piensan que el rapero habría, de alguna formal, escrito una "predicción" sobre su final.

¿Mac Miller "predijo" su propia muerte?

Muchos fans piensan que de alguna manera lo hizo en su canción “Self Care”, donde dijo “Swear the height be too tall so like September I fall”, letra que se traduce al español como “Juro que esta altura es demasiado, como septiembre caeré” en un video donde quedaba atrapado en su propio ataúd e intentaba escapar de ahí, mientras fumaba un cigarrillo.

Es probable que muchos fans tomaran demasiado literales sus canciones, pero la realidad es que la forma en la que escribía dio pie a eso. Sobre todo, en su mixtape “Faces” (2014) , donde a ritmo de sonidos jazz rap confesó que en algún momento pensaba que debió de haber muerto mucho antes por la cantidad de sustancias que consumía.

La honestidad con la que rapeó Malcom James McCormick, nombre real de Mac Miller , lo convirtió con el tiempo en un compositor bastante respetado entre su género musical. De hecho, “Faces” es considerado uno de sus mejores trabajos, el medio especializado Pitchfork le dio una calificación de 7.3 y es de los favoritos de los amantes de rap por ser algo mucho más profundo que lo que comúnmente suena en el mainstream: “Lo hice todo sin una colaboración con Drake”, expresó en una de sus letras.

Pero, esa no fue la única persona que Mac mostró ser. Lo mejor de la música es que una persona puede ser quien quiera, cuando quiera y sonar como quiera. Tuvo un gran sentido del humor, hizo enojar a Donald Trump al dedicarle una canción para burlarse de él y en su debut “K.I.D.S” contaba acerca de sus aventuras en fiestas. Tuvo diversas musas a las que les escribió románticos temas como “My Favorite Part” con su exnovia, Ariana Grande , “Stay” o casi todo el disco de “The Divine Femenine”, inspirado en las mujeres que conoció.

Un mes antes de morir, lanzó “Swimming”, disco en el que aparentemente había alcanzado un mejor estado mental y aunque en varias de las canciones aún se le escuchaba atormentado, se trata de un álbum que en lo general reconforta a quien pone atención a lo que dice.

En “Come Back to Earth”, por ejemplo, expresa esperanza sobre su recuperación. “Estaba ahogándome, pero ahora estoy nadando, desde aguas turbias al alivio”, canta en el tema con el que abre el álbum. “No lo tengo todo, pero estoy tranquilo con eso”, expresó en “2009”, otro de los puntos más emotivos del disco que también fue relacionado a su ruptura con Ariana Grande, relación que se vio superada por los problemas relacionados a las adicciones que luchó durante años.

En ocasiones, Mac Miller fue descrito como un obsesivo por la música y el proceso de composición. Mac nació el 10 de enero de 1992 en Pittsburgh, Estados Unidos, comenzó a tocar el piano cuando tenía apenas seis años, tomando más instrumentos como guitarra, batería y bajo mientras fue creciendo.

Eso lo llevó a crear una gran cantidad de canciones que empezó a escribir desde su adolescencia, dejando música incluso después de su muerte: “Circles”, su disco póstumo que funciona prácticamente como una última carta en la que parece tener algo de claridad mental, entre tanta ansiedad y dilemas.

“Pasé todo el día en mi cabeza, haciendo un poco de limpieza” o “Quizá descanse por un rato, en vez de siempre tratar de resolverlo todo”, cantó en “Good News”, primer tema que salió tras su fallecimiento. Esa es precisamente la honestidad tan apreciada por sus seguidores, quienes, a dos años de su muerte, continúan descubriendo sobre lo que pasó por sus pensamientos y lo cual, al mismo tiempo, reflejó la complejidad de la mente humana, haciendo sencillo relacionarse a sus letras en un nivel personal. Quizá muchos de nosotros en realidad no entendamos una adicción tan severa como la que tuvo, pero sin duda, todo tenemos algo que nos lastima de alguna forma.

Mac Miller murió a causa de una combinación de medicamentos—los cuales usaba para lidiar con su recuperación—; el Forense del Departamento Médico del Condado de Los Ángeles reveló que fue determinado como un accidente ocasionado por la toxicidad encontrada en las sustancias encontradas en su sangre: fentalino, cocaína y etanol.

¿Seguiría componiendo y grabando si siguiera con vida? Seguramente sí. A pesar de que lanzó tanto a lo largo de su carrera de once años, tenía mucho más que dar, sobre todo para esta época tan incierta que estamos atravesando, pues su música siempre será como consuelo al corazón, sea el género que sea. Continúa descansando en paz.