Fotos: Karen García Parroquín

Metronomy tocó en la Ciudad de México y la convirtió en toda una pista de baile

facebook

twitter

whatsapp

Email

La banda inglesa hizo de su regreso una fiesta al presentar su nuevo disco, 'Metronomy Forever'

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Apenas terminó febrero y Metronomy ya dio uno de los mejores conciertos de la Ciudad de México en el 2020. Los ingleses se encontraron nuevamente con los fans que hicieron que la capital del país fuera la que más escucha a la banda en todo el mundo.

Los mexicanos somos muchas cosas y algo que nos caracteriza es la intensidad, factor que conecta a la perfección con la música del grupo que tocó en un Pepsi Center completamente sold out: a las 21:15 de la noche, Metronomy apareció en el escenario e inmediatamente hizo que el baile se convirtiera en un instinto y los presentes soltaran sus mejores pasos.

Arrancaron con “Lately” y minutos después, tocaron “The Bay”, una de las canciones más emblemáticas de su carrera, demostrando que sería una noche de todo tipo de emociones.

A momentos, se escuchaban más los gritos y coros de los fans que la música del grupo. Un símbolo de la euforia de la gente por tener a Metronomy de vuelta en el país para presentar su nuevo disco, "Metronomy Forever", además de que no habían tocado ahí desde su show en el Corona Capital 2017.

“Tenemos esta amistad tan especial con los fans en México”, decía Joe Mount hace unos días a TELEHIT en entrevista telefónica. Y vaya que es cierto, días antes del concierto, se anunció que los boletos estaban agotados para ver a Metronomy.

Después de las primeras canciones del show, tocaron “Corinne”, “Reservoir”, “I’m Aquarius” y “Salted Caramel Ice Cream”, aumentando la intensidad de los pasos de baile de los que estaban ahí.

Los teclados, sintetizadores, bajo, la suave voz de Joe Mount y la batería continuaron sonando en el recinto y por fin, llegó uno de los momentos más esperados, “The Look” subió la intensidad del show a su máximo punto al tratarse el tema mejor recordado de su discografía. Incluso, al acabar la canción, los fans continuaron coreando algunas partes de la canción y gritando el nombre de la banda.

Con casi dos horas de concierto, Metronomy confirmó una vez más los motivos por los que los mexicanos los adoran. No hizo falta una gran producción visual para hacernos mover los pies y mantenernos al tanto de cada beat; y ojalá que con un poco de suerte, el grupo regrese pronto a un lugar de mayor tamaño para más personas puedan unirse a su fiesta.