José Jorge Carreón

Reyno en el Teatro Metropolitan: una noche de melancolía y amor

facebook

twitter

whatsapp

Email

La banda mexicana cerró su gira 'Fuerza Ancestral' en la Ciudad de México

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En punto de las 21:00 horas, los integrantes de Reyno salieron al escenario del Teatro Metropolitan de la Ciudad de México.

La banda vistió de gala y contó con músicos de acompañamiento para hacer de la noche una ocasión especial con un coro de tres personas más, cuerdas e invitados especiales como Bibi Marín de Reik o Adan Jodorowksy.

Temas como “Ríos”, “Remi” o “Química” sonaron en el recinto donde Reyno aprovechó para grabar un material en vivo que más adelante será lanzado en plataformas digitale como celebración del cierre de su gira, "Fuerza Ancestral".

Jay de la Cueva fue una de las sorpresas de la noche. El baterista de Fobia y guitarrista de Moderatto prestó su talento para tocar un solo en las seis cuerdas de su instrumento mientras usaba botas repletas de diamantina.

“Por medio de las palabras nos podemos comunicar, pero esta noche mis hermanos de Reyno me invitaron a que hagamos ruido con la música”, expresó el vocalista Christian Jean en el concierto que fue sold out.

Más tarde, la voz del cantante enamoró con la suavidad con la que inicia “Nunca me dejes”, un himno para las personas que están irremediablemente enamoradas.

El baterista Pablo Cantú, quien formó el grupo con Jean en 2012, cambió de instrumento con su compañero para tocar el piano y tocar “No Te Vayas”, un tema que abunda en la melancolía.

Luego, Pablo se paró frente al grupo de cuerdas y demostró su talento como director orquesta mientras que su compañero tocó la guitarra acústica, colocando a Reyno como una banda de multiinstrumentistas.

Durante casi dos horas y media, Reyno tocó temas de su discografía que los fans corearon sin parar.

Casi al final, el baterista volvió a cambiar de instrumento para rendir homenaje a Gustavo Cerati con un cover de “Puente”, tema que el músico sacó como solista en 1999.

Agradeciendo a su producción, equipo, pero sobre todo al público que los ha apoyado y seguido desde sus inicios, Reyno se despidió del Teatro Metropolitan.