Fotos: Karen Parroquín

Shawn Mendes, el niño bonito que conquistó a la Ciudad de México con su voz, mirada y sonrisa

facebook

twitter

whatsapp

Email

El canadiense ofreció uno de los últimos conciertos del 2019 en el Palacio de los Deportes

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Shawn Mendes por fin pudo presentarse en México, a dos años de la cancelación de lo que hubiera sido su primer concierto tras los terremotos de septiembre del 2017 en el país. Y la espera valió la pena.

A las 20:25 horas, el canadiense salió al escenario del Palacio de los Deportes –un stage con un diseño bastante minimalista con luces y una pantalla circular en la parte central—para abrir con “Lost in Japan”, en lo que sería el segundo de tres shows en la Ciudad de México.

Para “There’s Nothing Holding Me Back”, el lugar ya era toda una fiesta. Se percibía una vibra y energía en el recinto que, estaba repleto de, en su mayoría, chicas que emitían gritos ensordecedores ante cada nota, cada movimiento, toda sonrisa y palabra de Shawn.

“¡Te amo, México!”, dijo en varias ocasiones entre cambios de guitarra; en momentos utilizaba una acústica y en otros, su equipo le pasaba una guitarra eléctrica.

“Pensaba mucho en qué es lo que hace un concierto genial. Sí, las cámaras, las luces y la música. Pero, rápidamente me di cuenta que la mejor parte son ustedes. No paren de cantar lo más fuerte que puedan”, pidió en una pausa.

Shawn Mendes no es solo un niño bonito que tiene a miles a sus pies, sino que en verdad es talentoso, domina el piano, la guitarra y su voz, lo hizo en cada canción que interpretó

La noche siguió con “Nervous”, “Stitches” y “Bad Reputation”, un tema mucho alejado del pop con el que se dio a conocer.

Y aunque Camila Cabello no salió al escenario como muchos lo pedían, los fans sí pudieron escuchar un fragmento de “Señorita” en una versión a piano y mucho más lenta que la original.

De pronto, el cantante de 21 años bajó del escenario y cruzó corriendo, deteniéndose a momentos para saludar a algunos fans, para llegar al otro lado del lugar, donde se encontraba un segundo escenario de menor tamaño, con una rosa gigante en el centro y un piano color negro.

Sonaron “Never be Alone” y “I Wanna Dance With Somebody” con un toque bastante sentimental.

“Además de darles las gracias, quiero decirles algunas cosas. La gente de la Ciudad de México es increíblemente fuerte y noble. Hay magia real en este lugar y estoy tan feliz de estar aquí”, aseguró en el micrófono.

Puede que Shawn Mendes se haya dado a conocer con su lado más popero, pero el intérprete tiene una gran influencia del sonido del blues y se nota en canciones como “Do You Think About Me”, que tiene el ritmo capaz de erizar la piel de cualquiera y descongelar hasta el más frío corazón.

Siguieron “Treat You Better”, “Mercy” y “Where Were You in the Morning?”, “Falling in Love” y Shawn Mendes finalmente cerró con un cover de “Fix You” de Coldplay , el cual se transformó a “In My Blood” para un final perfecto.

Shawn Mendes concluirá su gira mundial con un tercer concierto esta noche en el mismo recinto; este show dará paso a un 2020 con nuevos planes para el canadiense que ha enamorado al mundo.