No solo Taylor Swift es millonaria: también uno de sus gatos, Olivia

La cantante estadounidense es dueña de tres gatos, que no duda en presumir en sus redes sociales y videoclips.
Por: Katia Rodríguez Rodríguez
Lead
Víav @taylorswift
Taylor Swift y Olivia Benson
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

En la actualidad, cualquiera puede convertirse de la noche a la mañana en una estrella viral y, si hay tiempo y dedicación, en influencers. Si bien lo primero que se nos viene a la cabeza son humanos, tal vez deberíamos pensarlo dos veces, ya que hay animales que gozan en sus redes sociales de miles de likes, followers, dinero, fama y una gran base de seguidores. Ejemplo de ello es Olivia Benson.

Si el nombre no te es familiar, posiblemente su rostro sí. Es una de las tres amadas mascotas de la cantante estadunidense Taylor Swift. La familia está conformada por dos gatos escoceses, Meredith y Olivia Benson, y un ragdoll llamado Benjamin Button.

En 2011 conocimos a Meredith, en 2014 a Olivia y en 2019 a Benjamin. Los tres comparten nombres con personajes de series de televisión (Meredith Grey de “Grey’s Anatomy” y Olivia Benson de “Law & Order: SVU”) y de la película Benjamin Button.

Tay-Tay no duda en mostrar siempre el amor por sus gatos, ya sea publicando fotografías con ellos en redes sociales, volviéndolos protagonistas en sus videoclips o nombrándolos en su trabajo. Sus hijos siempre están presentes.

Si bien podía pensarse que los swifties y los amantes de los gatos repartirían su amor por igual, están equivocados, ya que Olivia figura en el tercer puesto de los 50 gatos más ricos y con mayor influencia en Internet, realizada por el sitio All About Cats .

Para el reconocimiento, se analizaron las cuentas de Instagram de las mascotas con la mayor cantidad de seguidores, me gusta y participación. A su vez estimaron cuánto podrían estar ganando por sus publicaciones.

Según los datos, el valor neto de la mejor amiga de Swift es de 97 millones de dólares. Parte de su fortuna proviene, precisamente, de su aparición en los videos musicales de su madre, productos con su rostro bigotudo y los cameos que ha realizado en anuncios para grandes marcas.

Su debut en sociedad fue nada menos que en el programa estadounidense The Ellen DeGeneres Show en octubre de 2014.

Desde ese entonces no ha parado de figurar en el mundo del espectáculo, en especial por su peculiar forma de acomodarse para dormir. Como dirían, de tal palo tal astilla.