Adele se presentó en los Brit Awards 2022 en el O2 Arena de Londres

Gareth Cattermole/Getty Images

Adele y la intensa noche de fiesta donde, desinhibida, bailó en un tubo

facebook

twitter

whatsapp

Email

La cantante se volvió viral por las imágenes de su parranda en Londres

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Adele sabe cómo divertirse y más después de una noche tan importante como la que vivió en los Brit Awards 2022 , donde no solo cantó en vivo, pero también se llevó las categorías de Artista, Canción y disco del Año, por lo que tenía que celebrar su triunfal regreso con una salida a uno de los clubes LGBT más populares de Londres, donde se puso una tremenda fiesta.

La intérprete decidió ir a sitios como el G-A-Y del Soho, donde bebió con sus amigos después de aparecer en el programa de The Graham Show y simplemente tuvo una velada espectacular que nos dejó imágenes virales.

Más tarde, fue a otro club llamado Heaven Nightclub, donde terminó bailando en un tubo, sorprendiendo por completo a los presentes y en redes sociales, donde se difundieron las imágenes de la británica que se dejó llevar por la locura de la fiesta.

Los videos muestran a la cantante acariciando a un perrito en el escenario y desinhibida, dando la vuelta como si fuese experta en el pole dance durante un evento con Cheryl Hole, estrella de Drag Race. Claro, de fondo sonó "It's Rainning Men", un clásico perfecto para el momento de disfrute.

"Si me hubiera dicho que vería a Adele ebria, acariciando a un perrito, con una chica casi desnuda a lado y bailando en el tubo, jamás lo hubiera creído", "Adele en un bar gay es mi Adele favorita" o "me voy a soñar con la Adele perreadora" fueron algunos de los comentarios de las divertidas imágenes.

“La gente se volvió loca. Nadie esperaba encontrarse con un ícono como Adele, que apareció en el escenario sin previo aviso. Hacía años que no se divertía tanto en una salida nocturna", señaló una fuente del medio Daily Star; sin duda, una celebración épica donde la famosa de 33 años perreó, bebió, se río y "la pasó genial".