Samuel González, mejor conocido como Changoleón, fue 'descubierto' por Facundo en televisión

Instagram: @facufacundo

Changoleón reaparece, luce irreconocible y le manda mensaje a Facundo

facebook

twitter

whatsapp

Email

El personaje que se hizo famoso en el programa de ‘Incognito’

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Si alguna vez llegaste a ver el programa de Incógnito con Facundo, el cual pasaba en Canal 5 y Telehit por allá del 2006, seguramente recuerdas a un personaje que hoy en día, diríamos que se volvió viral: hablamos de Changoleón, quien sorprendió por reaparecer a más de una década del show y por lucir completamente diferente.

Samuel González, nombre real del hombre que se volvió famoso junto a Facundo, reapareció en Acapulco a través de El Tag Show con Gipsy en el YouTube de Badabun con un aspecto muy lejano al que le conocimos en televisión, pues dijo que lleva un año sobrio y cuidando su salud.

Changoleón contó que actualmente, sigue en situación de calle, sin embargo, vende zapatos y artesanías. Aseguró que se alejó de la TV para evitar ser reconocido y recordó cómo fue cuando grabó algunos momentos junto al conductor mexicano.

''Yo le subí el rating a Facundo'', señaló. También confesó que inicialmente, le ofrecieron 50 pesos como su primer sueldo, pero que se los regresó y luego le dieron 500 pesos. “Yo pidiendo dinero junto más”, contó.

Changoleón, quien incluso se decía que había fallecido hace tiempo, también habló acerca de su relación con el conductor que, en su momento, le apoyó en su rehabilitación y aunque luego recayó en la bebida, ha podido permanecer sobrio durante el último año.

“Es muy sencillo Facundo, es muy noble, yo conozco su casa… Facundo te mando un abrazo y un saludo muy fraternalmente, muy emocionado, y a la vez con unos sentimientos que, gracias a la voz, conocí tu grandeza, trabajabas al nivel del pueblo, te subí el rating'', señaló.

Samuel cerró con una reflexión de lo que ha aprendido a lo largo de su vida: “No hagan algo malo que parezca bueno, ni tampoco bueno que parezca malo, mejor todo hay que hacerlo con iniciativa propia, no esperen a que te manden, tú si ves la necesidad de trapear o barrer o equis o zeta pues hay que ser acomedido''.