Hoy mexicanas tomaron las calles y llegaron a las afueras de las oficinas del medio de comunicación exigiendo una disculpa pública.

Ana Carolina Ruelas

#UnDíaSinMujeres: Una guía para unirse al Paro Nacional

facebook

twitter

whatsapp

Email

Qué es y para qué sirve, de dónde salió y qué se quiere obtener. Aquí todas las respuestas a las preguntas sobre la huelga nacional de mujeres

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Su propósito es promover las reflexiones sobre cuánto se ha avanzado en los derechos de las mujeres en el mundo.

En México la consigna ha ido transformándose, y en los últimos años el descontento de las mujeres se ha movido del reclamo por la igualdad de derechos laborales y sociales a una realidad más cruda: la urgencia porque pare la ola de feminicidios en el país.

Este 2020, por motivos de calendario, los propósitos del 8 de marzo se verán reflejados un día después, el 9 de marzo, o #9M. Para la fecha se ha convocado a un paro nacional bajo la consigna: “El nueve ninguna se mueve”.

¿Qué se pretende?
Que ninguna mujer vaya a trabajar o a la escuela, que ninguna mujer atienda las labores en su casa, que ninguna mujer cuide de nadie, que ninguna mujer consuma. La idea es que con estas acciones se hagan visibles todas esas tareas que no son reconocidas pero sí indispensables para que el mundo funcione. Se trata de tomar consciencia del valor de las mujeres.

En particular, en México el problema con los derechos de las mujeres no tiene que ver con el reconocimiento en la ley, sino con todo aquello que nunca se pone en práctica: la igualdad de derechos y oportunidades. Eso sumado un contexto mundial de machismo, sexismo, explotación y violencia.

Y justo esta última, la violencia, es la que más preocupa y ocupa los esfuerzos de este año. Porque sí, la violencia nos ha rebasado. Según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en México cada 15 minutos matan a una persona. Y en términos particulares para las mujeres, se estima que hay 10.5 feminicidios al día.

Peor aún, según datos recabados por la periodista y activista Frida Guerrera , en lo que va del 2020 hubo más de 250 feminicidios en México y 20 fueron cometidos contra niñas menores de 14 años.

Quizá te interese: Ingrid Escamilla: el espectáculo del feminicidio que tiene que acabar

¿Cuál es el plan?
La convocatoria consta de dos acciones en dos días: El domingo 8 se llama a todas las mujeres a asistir a las marchas de protesta por la violencia contra las mujeres. Para el lunes 9, la consigna es que no haya ninguna mujer en la calle ni realizando ninguna actividad que implique producir y consumir.

En la Ciudad de México, por ejemplo, se espera una marcha que saldrá a las 14 hrs. del Monumento a la Revolución al Zócalo.

En Parral, Chihuahua se organizó una marcha a las 16 hrs. desde la Puerta del Tiempo, hasta el centro de la ciudad.

En Hermosillo, Sonora, se va a marchar desde el museo de la Universidad de Sonora hasta la Plaza Zaragoza, a partir de las 17 horas y la protesta es contra la violencia y el abuso sexual. Incluso se pide llevar pijama como consigna particular.

Tip: si te interesa, con los hashtags #UnDíaSinNosotras y #ParoNacional puedes revisar la convocatoria en tu ciudad a través de redes sociales.

¿A quién se le ocurrió?
Hay distintas referencias sobre el inicio de la conmemoración reivindicativa. Pero la que más se acerca a las luchas vigentes es la de 1909 en Nueva York, cuando las mujeres del partido socialista organizaron un Día Nacional de la Mujer en honor a la huelga de las trabajadoras textiles en 1908, y marcharon unas 15 mil mujeres exigiendo reducción de la jornada laboral, mejores salarios y derecho a votar.

La acción tuvo su recompensa un año después y en 1910 se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas reunida en Copenhague.

¿Cuánto va a costar?
Según una proyección basada en datos del Inegi, las mujeres representan el 40% de la fuerza laboral nacional, 77% de la fuerza laboral doméstica no remunerada y 54% de la carga total del trabajo.

Con esas cifras, el trabajo de las mujeres en México vale casi 26 mil millones de pesos. Y si se suma lo que no se paga, la cifra aumenta a más de 37 mil millones de pesos.

Y ni hablar del consumo, según el diario El Economista , si las mujeres dejamos de gastar, en ropa y calzado se pierde el 50% del total de las ventas; en educación y ocio se pierde el 49%, y el 55% en el mercado del cuidado de la salud.

¿Y si no eres mujer y quieres participar?
Si quieres ir a la marcha, mantente al margen de los contingentes separatistas y pregunta si hay un espacio mixto que puedas ocupar. Pero idealmente, a las marchas del 8 de marzo, es mejor que no vayas y apoyes de otras maneras. Aquí algunos tips de la UNESCO y de mujeres organizadoras y asistentes a las protestas:

* Reúnete con amigos y otros hombres a hablar del tema.
* Si eres padre, encárgate de tus hijos e hijas.
* Si no eres padre pero se necesita, ofrécete como cuidador de los hijos de tus amigas.
* Ofrécete a cubrir el trabajo de tus compañeras.
* Si eres jefe, da facilidades a las mujeres para protestar.
* Y las más importantes: difunde mensajes no estigmatizantes y escucha.




¿Los debates?
Dentro del movimiento feminista existen distintas posturas con puntos de encuentro y diferencias. Las próximas protestas y el paro no son la excepción de los desacuerdos y una de las críticas que más prevalece es la de si hacer paro es un privilegio, una afrenta o una acción inútil.

Vale la pena poner atención a las voces que argumentan en favor de las posturas del privilegio y la afrenta. La primera habla de que no todas las mujeres tienen la oportunidad de faltar a sus trabajos porque pueden ser castigadas por ello o incluso perder el trabajo. Y no todas las mujeres pueden asumir las consecuencias que implica el desempleo.

Respecto a la postura de la afrenta, se ve al paro como una oportunidad para dejar las necesidades personales por las colectivas, es decir, apelar a un cambio a largo plazo. En estos términos, se apela a que la huelga es un derecho pero más que eso, una acción radical y revolucionaria que no necesita del permiso del patrón, sino, al contrario, lo desafía.

¿Tú qué vas a hacer?

Quizá te interese: Fátima: el caso que nos dice que ante la ausencia de justicia debemos cuidar más a nuestras hijas