Foto: Instagram Maluma.

Maluma sigue enfrentando demanda por fraude de 375 mil dólares

facebook

twitter

whatsapp

Email

El colombiano no asistió a la boda del empresario Richard Caring a pesar de haber recibido un adelanto.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Maluma fue demandado el año pasado por el empresario británico Richard Caring, quien lo contrató para presentarse en su boda. El Pretty Boy supuestamente recibió un adelanto de 375 mil dólares del medio millón de dólares que cobraría por dar un show en el evento, al que a fin de cuentas no asistió.

La semana pasada se realizó la primera audiencia del caso, en la que se presentaron Ángela Céspedes, por parte de Caring; y Richard Wolf, abogado de Maluma, ante el juez Mike Blomster, según un programa de espectáculos. Aunque Blomster instó a ambas partes a llegar a un acuerdo, esto no sucedió y, mientras la defensa del cantante quiere que este se evalúe en un arbitraje internacional, el equipo legal del empresario quiere que el litigio se realice en Estados Unidos.

La postura del equipo legal de Maluma

Mientras el equipo de Richard Caring sostiene que el reggaetonero les debe dinero por no haberse presentado en su boda; Richard Wolf, abogado de Maluma, asegura que no incumplieron contrato, ya que en este se marcaba la posibilidad de una penalización en caso de que las condiciones de la presentación cambiaran.

La boda del británico se celebraría inicialmente en Miami, Florida, a lo que el colombiano accedió; sin embargo, al cambiar la fecha del enlace y mover el evento a Roma, Italia, Maluma no pudo asistir debido a otros compromisos. El equipo del cantante asegura que el dinero que se quedó corresponde a la penalización que se especifica en el mismo contrato.

¿Quién es Richard Caring, el hombre que demandó a Maluma por incumplimiento de contrato?

Richard Caring, quien quería que Maluma se presentara en su boda, es un empresario de más de 70 años de edad que tiene un largo historial en la industria de la moda. Más adelante aumentó su fortuna como presidente de Caprice Holdings, empresa que posee la cadena de restaurantes The Ivy.

También tiene establecimientos como Harry’s Bar, Mark’s Club, J Sheekey, Sexy Fish y Le Caprice en Londres, así como un porcentaje de participación en los clubes Soho House. Su divorcio de Jacqueline Stead para casarse con la brasileña Patricia Mondinni es conocido como el más grande —financieramente hablando— en la historia del Reino Unido.